La Sultana del norte, un modelo de trabajo | Mercedes de Vega

Conferencia de Mercedes de Vega Armijo, directora del Archivo General de la Nación, titulada “Archivos públicos y privados, compromiso social compartido”, impartida en el Congreso Mexicano de Archivos y Bibliotecas Privados celebrado el 31 de octubre de 2014 en el Centro Eugenio Garza Sada, Monterrey, México.

Parecería un contrasentido venir a Monterrey a hablar de organización, de productividad, de iniciativa, calidad y confianza, pues es como ir a Celaya y decirles cómo hacer cajeta. Evidentemente el país entero está orgulloso del talento, de la laboriosidad de los regiomontanos, de su testimonio emprendedor, de su ejemplo transformador y de su pujanza industrial, económica como comercial y ello no obstante, a pesar de esa cierta facilidad de lágrimas que les atribuye su brillante paisano don Alfonso Reyes.

Esta arraigada creencia en el progreso, esta devoción al templo laico de la fábrica y esta disciplina enérgica en las aulas han hecho de la Sultana del norte un modelo de trabajo, de oportunidades y prosperidad, felizmente imitado cada vez más por otras ciudades de la República, forjadoras de su desarrollo sin falsos dilemas entre federalismo y centralismo.

Esa ancestral laboriosidad sustentada en una tradicional pasión por la calidad, la competitividad y la honestidad ha generado múltiples beneficios a propios y extraños, así como incontables reconocimientos, calificaciones y premios a nivel nacional e internacional, procedimientos técnicos y sistemas administrativos de punta aplicados a liderazgo, a la prevención, al manejo de información, al desarrollo de personal, al impacto en la sociedad, así como clientes y usuarios satisfechos son resultado aquí de una añeja filosofía del trabajo y una afinada estrategia de servicio, poderosa herramienta competitiva cuyos probados beneficios no siempre encuentren su conveniente aplicación en ambos sectores.

Por cierto alguien definió estrategia como la invención deliberada de ser diferente y darle a ello continuidad hasta posicionarlo y promoverlo como algo conocido y natural, pero lo mismo sucede con países y ciudades con marcas y productos, lo mismo también puede hacerse con el rico bagaje archivístico de México, como se dice ahora “las industrias culturales”, si conjuntamente logramos desarrollar estrategias adecuadas anteponiendo una convicción de servicio con calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s