80 años de Sembradores de Amistad | César Salinas

César Salinas | csalinas@cegs.mx

Centro Eugenio Garza Sada

Desde los años 20, algunos empresarios regiomontanos comenzaron a destinar recursos en obras sociales, a través de organismos como los Caballeros de Colón y Club Rotarios de Monterrey. Ahí, junto con profesionistas, intelectuales y ciudadanos emprendieron programas filantrópicos, educativos, sociales, culturales y deportivos durante décadas.

Logo Sembradores

Sin embargo, estos clubes dependían de sus centrales en Estados Unidos. Por ello, se pensó en crear un club esencialmente mexicano, acorde a la realidad y necesidades del país, fundando en Monterrey el Club Sembradores de Amistad el 9 de julio de 1936.

Los socios fundadores fueron Manuel L. Barragán, Eugenio Garza Sada, Federico Gómez, Joel Rocha, Héctor González, Luis G. Sada, Virgilio Garza Jr., Manuel Santos, Jesús Barrera, Ángel de Fuentes, Rodolfo M. Garza, Guillermo Zambrano, Bernardo Elosúa, Andrés Chapa, Octavio Treviño, Guillermo Guajardo Davis, José G. Martínez, Abiel Treviño, Manuel M. Ortiz, Ernesto Santos Cervantes, Arturo Garza, Antonio Muguerza, Ignacio Albo Jr., Ignacio A. Santos, Eduardo Belden y Rodolfo Junco de la Vega, entre otros.

141. Manuel Gómez Morín y Virgilio Garza en reunión

La generación que fundó el club tenía algo en común: estar orientados a la acción más que a las palabras, por lo que concibieron un trabajo constante, concienzudo, planificado, como la siembra. Pero para sembrar se ocupa una semilla. Entonces se pensó en un concepto que fuera siempre vigente, universal e incluyente, y se decidieron por la amistad.

Asimismo, propusieron “el amor en lugar del odio, la colaboración de los individuos en lugar de la lucha de clases, y la siembra de amistad en vez de la siembra de enemistades”. Consideraban que el hombre nació para la cooperación y no para el conflicto. Las bases del Club se fincaron sobre el diálogo, la tolerancia y la solidaridad; propusieron que la amistad uniría voluntades.

3

A decir de Virgilio Garza Jr., ser sembrador era una ocasión de trabajo, señalando: “Se han sembrado tantos odios en México, que es indispensable sembrar amistad. Se han sembrado tantas mentiras, que es urgente sembrar la verdad. Se ha sembrado tanta confusión, que es necesario sembrar la luz y continuar nuestra principal finalidad que es la salvación de México”.

El primer decálogo de Sembradores estipulaba:

1.) Con la conducta personal cooperar al mantenimiento de la paz y abolición de todo movimiento generador de destrucciones y violencias;

2) Fomentar todos los recursos naturales y fuentes de producción;

3) Consumir y fomentar el consumo de productos mexicanos y preferentemente de NL;

4) Fomentar el impulso cívico de pro de la ciudad, el estado y la patria;

5) Reprobar las ganancias ilícitas y actividades que no son éticas;

6) Dedicación al trabajo;

7) Respetar y hacer respetar las leyes;

8) Respetar los derechos de los demás y ser tolerante a las creencias;

9) Ser un factor de engrandecimiento nacional;

10) Enaltecer el prestigio internacional de Monterrey, Nuevo León y México.

Es importante notar que, desde los años 30, los Sembradores de Amistad propusieron temas que actualmente son altamente relevantes: cultura de la paz, sostenibilidad, civismo, combate a la corrupción, cultura del trabajo, cultura de la legalidad y tolerancia.

4

Años después, el Ideario de Sembradores, realizado por Agustín Basave en la época de internacionalización del Club incluyó 11 conceptos: 1.) Colaboración desinteresada; 2.) Defensa apasionada de los derechos del hombre; 3.) Realización de la justicia y práctica de la caridad; 4.) lucha por una ética estricta; 5.) Exterminar las actividades deshonestas, ganancias ilícitas;

6.) Estímulo a la iniciativa particular, creadora de riqueza; 7.) Servicio desinteresado para elevar cultural y moralmente a la sociedad; 8.) Cultivo de la idea de la patria, conservando el amor al propio suelo, a la propia historia y a los propios símbolos; 9.) Enaltecimiento de los valores espirituales y morales; 10.) Búsqueda del acercamiento de todos los países; y 11.) Creación de clubes hermanos en distintos países.

Fue así como los sembradores impulsaron la cooperación internacional para sanar a un mundo dividido. Los clubes de sembradores, en sus respectivos países, han tenido considerables logros. Fundaron y mantienen escuelas, otorgan becas, crearon y financian hospicios, horfanatos, asilos, casas de tratamiento para adicciones, comedores, guarderías infantiles, casas hogar y centros de ayuda a grupos vulnerables, fundaron la Cruz Roja en Nuevo León, emprendieron campañas de ética profesional y empresarial, fomento de valores cívicos, éticos y morales, y patronatos que promueven la cultura, el arte, el deporte, la educación, organismos de salud pública e higiene, por mencionar algo.

En sus 80 años de existencia, el Club Sembradores de Amistad ha demostrado su solidez al permanecer en activo. Ocho décadas son un buen inicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s